Efectos de la falta de luz y horario, por no salir de casa, y como combatirlos.

General

A consecuencia de permanecer en casa podemos experimentar una falta de luz natural o de horarios.

Durante la evolución el ser humano ha tenido que responder a los estímulos de luz solar de día y oscuridad de noche.
Esta capacidad de respuesta a la luz natural se llama ciclo circadiano, y traza un ciclo de 24 horas coincidiendo con la duración de un día.

Efectos de los trastornos del ciclo circadiano

Este reloj natural se encuentra en nuestro hipotálamo. La cantidad y tipo de luz influyen en el estado de ánimo y los niveles de energía. De ese modo una iluminación deficiente contribuye a la depresión y otros desórdenes del organismo como agotamiento, falta de concentración o dolores de cabeza.

¿Pero como podemos tener un ritmo circadiano saludable si estamos encerrados durante la cuarentena?

Pautas para  reducir  el efecto de estar en casa en nuestro metabolismo:

  • Respetar un horario coherente

Parece ridículo pero estar despierto de día y dormir de noche, con un horario similar al que tendríamos en nuestra vida normal. Permitiéndonos el pequeño lujo de no madrugar a las 6 pero tener cierto hábito.

  • Hábitos diarios:

Tener ciertos hábitos ayuda a nuestro organismo a regularse. Podemos hacer ejercicio por las mañanas (como podamos en casa sentadillas, flexiones o bailar), ducharnos poco antes de dormir, realizar cenas ligeras y simpre a la misma hora..

  • Aprovechar todo lo posible la luz natural todo lo posible

Por el día abrir todas las persianas y cortinas de ventanas y balcones. Pasar el mayor tiempo posible en las habitaciones más luminosas de la casa. De esta forma maximizaremos la luz natural.

  • Utilizar la luz artificial de manera sensata:

Las luces cálidas hacen que el ambiente sea más relajante y acogedor que las luces frías. Utilizaremos luces más amarillentas, más tenues y a ser pusible indirectas a medida que se ace3rque la hora de dormir. Por ejemplo cenando con velas o luz más tenue.
Si durante el día en tu hogar no entra casi nada de luz natural, existen lámparas de luz diurna que imitan la luz natural. Estas lámparas son muy usadas en el norte de Europa.

  • Consumir vitamina D

La falta de vitamina D, es una consecuencia de la ausencia de luz solar como bien saben los escandinavos. Ellos lo compensan aumentando el consumo de pescado, marisco, lácteos, huevos e hígado.

 

Estas ideas pueden ayudarnos a combatir el desánimo por la falta de luz y por no salir de casa. Es una situación antinatural que puede afectar al ciclo de nuestro organismo. Podemos minimizar los efectos si tomamos conciencia y seguimos unas simples pautas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *