Andador bebé

Andadores ¿Son recomendables? ¿Ayudan a caminar?

hijos
Algunas personas creen que los andadores son útiles para sus bebés, los mantiene entretenidos y aprenden a caminar. Estas afirmaciones no son correctas.
Los andadores pueden ser peligrosos y pueden retrasar el desarrollo del caminar de su bebé.

¿Cómo aprende un bebé a caminar?

 La mayoría de los bebés pasan los siguientes hitos mientras aprenden a caminar:
 • Rodar en el suelo
• Sentarse
• Gatear, arrastrarse o desplazarse
• Levantarse para ponerse de pie
• Moverse alrededor de muebles u otros objetos estacionarios.
 Esto significa que los bebés necesitan pasar mucho tiempo en el suelo, aprendiendo y practicando estas actividades.

Los andadores no ayudan

Los andadores no ayudan a un bebé a caminar. De hecho, los andadores pueden impedir o retrasar que su bebé logre estos hitos importantes.
Cuanto más tiempo pasan los bebés en un andador, más  se retrasa su aprendizaje.
¿Por qué los andadores retrasan el desarrollo de la capacidad locomotora de caminar?
 Los andadores le quitan el tiempo a su bebé en el suelo para que practiquen movimientos importantes y repetitivos necesarios para alcanzar sus hitos de caminar.
Los bebés tienden a usar los dedos de los pies cuando están en un andador, lo que tensa los músculos de las piernas e interfiere con el desarrollo normal de la marcha.
Una vez fuera del andador, a menudo quieren seguir usando los dedos de los pies, que no es así como los bebés suelen aprender a caminar.
Cuando los bebés se sientan y se levantan, aprenden a equilibrarse.
Un bebé no se balancea en un andador, retrasando el aprendizaje de esta importante habilidad.
Estar en un andador también significa menos tiempo con las manos y las rodillas en una posición de gateo o pre-gateo. Esto es importante para desarrollar carga de peso a través de la pelvis y los hombros. Se necesita una variedad de movimientos importantes cuando los bebés desarrollan sus habilidades para caminar, pero tienen menos oportunidades de practicarlos en un andador que en el suelo.

Peligros de los andadores

Los andadores se consideran inseguros porque se mueven muy rápido. Su bebé también es más alto cuando está erguido en un andador y puede alcanzar cosas a las que generalmente no tiene acceso.

Los peligros potenciales de los andadores incluyen:

Caer a distinto nivel por  escalones o escaleras
Chocar contra algo afilado o duro
Volcarse mientras se mueve
Acceso a cables eléctricos o armarios con sustancias peligrosas (por ejemplo, productos de limpieza)
Moverse rápidamente a áreas peligrosas como Chimeneas, hornos, calentadores o piscinas
Poder alcanzar bebidas calientes en mesas u otros objetos peligrosos
Cada año, muchos bebés resultan heridos cuando usan andadores. Algunos sufren lesiones graves causadas por quemaduras, cortes, lesiones en la cabeza, huesos rotos, envenenamiento y ahogamientos.

Pautas de seguridad para andadores:

Aunque los riesgos que conlleva un andador parecen ser mayores que los beneficios para su bebé, si decide obtener uno, estas son algunas recomendaciones importantes de seguridad:
Siempre quédese cerca de su bebé y tenga en cuenta que pueden moverse a lugares peligrosos en segundos.
Asegúrese de que el andador solo se pueda usar en una superficie plana, bloqueado el acceso a escalones o escaleras.
Úselo solo en un área “a prueba de bebés”. Esto significa que su bebé no puede moverse ni alcanzar objetos peligrosos como cables eléctricos, bebidas calientes, productos químicos de limpieza, incendios, calentadores, piscinas o inodoros.
Elija un andador que tenga un candado, para evitar que se mueva cuando lo desee, y un mecanismo de frenado.
No use un andador antes de que su bebé pueda sentarse, o después de que su bebé pueda caminar.
No ponga a su bebé en un andador por más de 15 minutos.

¿Cómo puedo ayudar al desarrollo de la capacidad motora de mi bebé?

Deje a su bebé mucho tiempo en el suelo. Es un espacio seguro para que su bebé aprenda a rodar, sentarse y levantarse.
Colocar a su bebé cerca de objetos seguros, como muebles para ayudarlo a tirar hacia arriba.
Utilizar un correpasillo, estos elementos permiten a los bebés apoyarse en ello para levantarse, incluso aportarles algo de estabilidad acompañándolos en la marcha. Todo esto realizando un movimiento natural no como en el caso de los andadores.
correpasillos
En conclusión los andadores suponen un riesgo y no deben dejarse sin supervisión y por otro lado no ayudan y pueden incluso retrasar el aprendizaje de caminar del bebé. Una opción mejor es utilizar un correpasillo que le sirve al bebé de apoyo con movimientos naturales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *